Inicio » Noticias » “Realizamos nuestra labor de lunes a lunes porque para el quiebre de las emociones no hay horario”

“Realizamos nuestra labor de lunes a lunes porque para el quiebre de las emociones no hay horario”

Los Psiquiatras, al igual que todas las especialidades médicas, se han encontrado frente a un escenario atípico de una pandemia inesperada, es por esto que su trabajo no solo se vio reforzado para mantener a la población sino que, en esta etapa, al mismo personal de salud. En este, su día, visibilizamos y valoramos la importante labor de contención y ayuda inigualable.

El doctor Gustavo Palavecino, Médico Psiquiatra, coordinador de consultorios del  Hospital de Día Obarrio relata que su trabajo está dedicado a la labor de contención y atención a los pacientes del Sistema de Salud afectados por la pandemia de forma presencial con pacientes que están de alta o patologías muy angustiantes y de forma virtual con los agentes con Covid positivo.

La iniciativa ‘Cuidar a los que nos cuidan’ surge por parte de la Ministra de Salud Pública, doctora Rossana Chahla, con el objetivo de brindar asistencia en salud mental a todos los agentes del Sistema Provincial de Salud. Y en este contexto de pandemia fue implementada por el responsable de la Dirección General de Salud Mental y Adicciones, doctor Walter Sigler.

“Trabajamos con un equipo conformado por psicólogos y psiquiatras en dos campos, ya que un grupo a través de Salud Escucha brinda atención a la población en general y familiares; y el otro equipo perteneciente a Epidemiología se aboca exclusivamente al personal de salud”.

Asimismo cuenta que durante esta pandemia han atendido aproximadamente a 500 pacientes. “Me tocó asistir a personal de la Salud que perdieron a sus parejas o que habían contagiado a sus familias y en ese tipo de circunstancias tan duras, se deben tratar primero el estrés post traumático, luego ayudarlos a elaborar el duelo y posteriormente el trastorno de ansiedad que le ha producido toda esta tragedia, sumado al sentimiento de culpa que inevitablemente los agobia”, cuenta el profesional.

Desde el Inicio de la pandemia las patologías detectadas fueron Trastornos de Ansiedad, con el transcurso del tiempo el personal de salud comenzó a presentar Trastornos de Pánico al observar la cantidad de casos positivos en la población en general y en el mismo lugar de trabajo. “En la actualidad el Sistema de Salud está atravesando por el estrés post traumático debido al agotamiento, los fallecimientos que tenemos a diario y el hecho de saber que compañeros están en estado de gravedad, además de los propios familiares que han fallecido” explicó Palavecino.

“Hoy me toca hoy trabajar con un grupo de colegas de la salud que han sufrido pérdidas de compañeros y también realizo la contención a esposas de colegas fallecidos. Es una situación muy dura y tratamos justamente de ayudarlos a salir adelante, quizás nuestra tarea no sea muy visibilizada porque todo lo que es la parte psicoemocional es más discreta y las personas no se quiebran en público. Y ahí es donde comienza nuestra labor, que la realizamos de lunes a lunes porque para el quiebre de las emociones no hay horario”.

Los psiquiatras del sistema se encuentran trabajando con la angustia, el dolor, la desesperación; sin embrago tratan de llevar una cuota de alivio desde lo psicofarmacológico o  la psicoterapia de contención. “Hay veces que nos cuesta mucho, influyen las situaciones de estrés, la angustia, el miedo y el cansancio. Nosotros no dejamos  de ser parte del equipo de salud que se encuentra afectado y para eso es necesario poner mucho de tu profesionalismo para no subirte en la misma escena de pánico y angustia ya que muchos de los profesionales que mueren también han sido en algún momento de nuestra  vida, compañeros de trabajo o compañeros de estudio”, expresó.

Al mismo tiempo que relató lo duro que es desdoblarse para ponerse en el lugar de psiquiatra, sin dejar la parte humana y sin dejar de pensar en la exposición que viven a diario y el riesgo que presenta tratar a los pacientes de todos los efectores de manera presencial.

Por último el profesional dejó un mensaje para los empleados de la salud: “Les quiero decir que no se sientan solos, que existe un grupo que está especialmente diseñado con psicólogos y psiquiatras para poder acompañarlos, somos colegas y juntos tenemos que salir adelante y que esto no nos puede tirar abajo”.

La atención psiquiátrica en los Valles Calchaquíes

En un escenario diferente pero con las mismas características y problemáticas de la pandemia, la Médica Psiquiatra, Inés Atonur, trabaja en la Policlínica  ‘Dr. Adrián Said Tuma’ de Amaicha del Valle y cuenta que asiste a la pacientes no solo del centro asistencial sino pacientes que concurren de distintas zonas como ser, Colalao del Valle y muchas veces a pacientes de Tafí del Valle que acuden al consultorio.

“Si bien en Amaicha no tuvimos muchos casos la pandemia ha generado mucha movilización en la gente y en los últimos meses se ha empezado a ver pacientes muy asustados con Trastornos de Ansiedad o de Pánico, ligados al miedo de contagiarse o padecer alguna enfermedad, básicamente el miedo al contagio y a la posibilidad de contagiarse», contó .

Asimismo la profesional explica que si bien la gente de alta montaña tiene otro ritmo de vida, a medida que la pandemia iba avanzando había situaciones que se empezaban a agudizar, sumado al miedo a contagiarse y existía el agravante de tener viajar a la capital (con todo lo que implican los costos y el traslado) y esto se visualizó en el hecho que los habitantes no querían salir del lugar donde ellos estaban porque ahí se sentían seguros.

“En Amaicha comencé a ver más cantidad de pacientes, y a los adultos mayores traídos por algún familiar, que también lo llevaban por patologías ligadas a algún deterioro cognitivo. Hubo un incremento en la gama etaria de pacientes entre los 55 y los 70 años que se han visto  muy afectados y asustados por la situación”.

Las patologías más frecuentes que refiere Atonur haber atendido son por ejemplo: reagudizaciones de Trastornos de Ansiedad en pacientes que habían abandonado el tratamiento y volvieron para retomarlo porque habían empezado a sentir los síntomas nuevamente y también estos mismos trastornos producidos por miedo al propio contagio, al de un familiar o al fallecimiento de algún familiar por coronavirus.